La lactancia materna protege a las madres de futuros infartos e ictus