El consumo de chocolate se asocia con un menor riesgo de arritmias